Para pasar un día en la montaña

Sabemos que es muy divertido pasar un día fuera de casa con tu perro. Las opciones son muchas pero, en este caso, vamos a centrarnos en la montaña. ¿Qué te parece pasar una jornada con tu mascota rodeados de naturaleza? Te damos unos consejos para que lo disfrutes con precaución.

Lo primero será conocer bien el lugar que vas a ir, de no ser así, busca información y consigue un mapa con las rutas. Asegurarse de que los perros están permitidos y preguntar si hay animales salvajes, ganado o fauna protegida en la zona también resultará fundamental ya que tu perro podría no ser el único animal que esta por la zona.

También deberás visitar al veterinario antes de ir para realizar un chequeo y comprobar el estado de salud del perro, así como comprobar el funcionamiento del chip y ponerse al día con las vacunas.

Antes de iniciar una ruta demasiado larga o complicada, empieza haciendo caminatas cortas y viendo cómo se comporta el perro. Comprobarás tanto la resistencia y desempeño que tiene como la condición al finalizar la caminata. Si al acabar dicha caminata aún tiene energías y no denota fatiga ni cansancio quiere decir que está preparado para aumentar para aumentar la distancia de la caminata.

Cuando la caminata es más larga recordaremos según una serie de consejos. En primer lugar, al llegar allí, recuerda llevar un botiquín de primeros auxilios tanto para ti como para el perro en caso de tener un accidente o la ingestión de alguna planta perjudicial. También conviene tener conocimiento de los centros veterinarios cercanos. Y, por supuesto, lleva en todo momento la documentación del perro a mano.

Antes de iniciar la ruta, no le des de comer abundantemente antes de hacer una larga caminata ya que podría producir en su perro vómitos y malestar en el estómago, ten en cuenta que es como nosotros. Lleva contigo agua para mantener la hidratación de tu perro y la tuya en condiciones óptimas para la caminata haciendo frecuentes paradas para ello. Evita las horas de máximo calor para evitar golpes de calor, en caso de suceder refréscalo lo más rápido posible. Para ello, no te olvides de comprobar el tiempo que va a hacer en la ruta.

Por su parte, sabemos que la naturaleza es muy amplia, pero otra persona puede haber tenido la misma idea que tú y ha decidido sacar a su perro a realizar la misma ruta. Por esta razón conviene llevar a tu perro atado en todo momento, por si nos encontramos a otras persona o animales.

Debes, además, estar atento a la conducta del perro ya que nos indicaría como se encuentra en ese momento, cuando se tumba, se sienta, si está nervioso, con pesadez, etc.

Al acabar la caminata deberás comprobar el estado de tu perroz, como la piel, el pelo, orejas, cuello, cabeza, patas, cola, etc., en busca de garrapatas o demás parásitos. Si encontraras algo fuera de lo normal, como picaduras o mordeduras, debes acudir lo más rápidamente a un centro veterinario.

Recuerda que un perro es como una persona: necesita estar preparado y en buenas condiciones para una caminata y así disfrutar de la misma.

Facebook Instagram